My Blog List

Monday, 26 June 2017

MIEDO

Una vez un chico al que solía ver me escribió un mensaje con una pregunta muy tonta “¿Que es?” Claro, así sin contexto ninguno, lo primero que pensé fue que se le había un poco la pinza, pero por seguir el juego (y porque se había sacado la pregunta de la nada) pregunté “¿magia?”, a lo que él respondió “Es miedo”

Aún hoy, diez años más tarde, no consigo comprender muy bien a que venía aquello. Pero esas palabras se me quedaron grabadas. Tenemos tantas ideas de las cosas que nos gustaría conseguir en nuestra vida, cosas que queremos eliminar y cambios que debemos llevar a cabo. Cambios que terminamos dejando para el próximo lunes, porque al parecer el próximo lunes tendrá una habilidad especial que el día de hoy no tiene. Inventar excusas, pulsar el botón ignorar y distraernos con otras cosas, eso se nos da muy bien a los seres humanos.

Y al final todo nos lleva a lo mismo; es miedo. No te excuses diciéndote a ti mismo que no puedes dejar de fumar, o de comer dulces – cualquiera que sea tu droga, eso no importa - justo ahora porque estás en un momento muy estresante de tu vida. Acéptalo, la vida es estresante. Nunca va a llegar ese momento de completa paz espiritual, y si llega, será pasajero. Ese no es el motivo. La verdadera razón es que tienes miedo. Miedo a fracasar, a decepcionarte a ti mismo, miedo a la persona en la que te convertirás sin aquel vicio que te ha definido durante tanto tiempo.

Y suelto esto sabiendo que yo soy la primera que tiene miedo. Conozco a pocas personas más hábiles que yo en el arte de ser indulgente con uno mismo. Cinco años llevo ya esperando a que llegue ese momento idóneo en que la vida me dé un respiro y pueda poner en orden mis mierdas.

No pretendo ser dramática y decir que la vida es dolor y que debemos dejar de esperar que lleguen tiempos mejores. Pero la vida es caos y es impredecible – y en ello, de hecho, reside parte de su belleza – así que no podemos vivir esperando algo que no sabemos si tan siquiera ocurrirá.

Como maestra del autoengaño claramente no tengo la clave para superar mis miedos, solo puedo dar un par de consejos que yo misma intento aplicarme.

El primero es conócete a ti mismo/a.  Sí, sí, ya se lo que estaréis pensando “¡no me digas!, no me lo podía haber imaginado yo solo”. Pero olvídate de las excusas y justificaciones por un momento. Medita sobre la persona que eres de verdad respecto a la que siempre pensaste que te convertirías.

Me gustaría hacer un breve inciso para recalcar que cuando hablo de miedo y cambio no solo me refiero a hábitos nocivos como el tabaco. Puede que no estés enganchado a nada, pero estés amargado en el trabajo y te de miedo dejarlo. O puedo que no te guste la forma en la que tratas y juzgas a los demás, aunque te justifiques pensando que todos hacen lo mismo. No es válido, no seas como todos.

Si tras meditar tu respuesta sigue siendo “no quiero cambiar nada, soy una persona maravillosa y ni siquiera sé que es eso de estar paralizada por el miedo”, enhorabuena, no hace falta que leas ningún paso más. Claramente eres un ser iluminado o un maestro del autoengaño. En cualquier caso, bravo.

Supera la tentación de presionar ignorar. No digas “Lo sé” para luego arrastrarte de vuelta al sofá y seguir con tu vida de ameba. Una vez que sabes lo que deseas cambiar o eliminar de tu vida toca hacer algo. Acción. Planificar está muy bien, y soy la primera con una afición casi enfermiza a hacer listas, pero si los planes se quedan en planes… Pues eso, más te valdría dedicar tu tiempo a otra cosa.


Y por último, deja que reine el caos. No importa si acabas de resignar de tu trabajo, si has cortado con alguien porque sabías que vuestra relación no tenía futuro o si llevas tres días sin fumar y a veces sientes ganas de destrozar cosas. Empápate de la locura, disfruta la incertidumbre y siéntete orgulloso de ti mismo. 




Vaya, creo que me he pasado divagando. Espero no haber aburrido o deprimido a nadie.
Próximamente más y mejor :) Ánimo con el lunes!

No comments:

Post a comment

SERPIENTES Y COCODRILOS

Las palabras nunca han sido mis aliadas, especialmente si de expresar emociones se trata. De hecho, mis cagadas a la hora de “tener que hab...